martes, septiembre 05, 2017

No existen comienzos ni finales en el eterno girar de la Rueda del Tiempo

Hace poco más de una semana que se terminó de emitir la séptima temporada de Juego de Tronos, la serie de TV,  y parece ser que terminará en la siguiente temporada. Bueno, no, realmente será la segunda parte de la séptima temporada (así no renuevan contratos de actores ni nada). 
El señor R. R. Martin dijo que el sexto libro "estará cuando esté", e incluso insinuó que en lugar de un libro podían salir incluso dos el mismo año en que saliera. La gente esperaba que saliera antes de la emisión de la séptima temporada pero como ya se sabe no ha ocurrido nada de eso, es posible que llegue algo en 2018... quizás. 

Visto el panorama tiré de nostalgia, o morriña, y decidí volver a casa. A casa literaria, quiero decir. Aunque realmente no era consciente de lo mucho que llevaba dentro la saga que he decidido revisitar. Con esto que la gallina de los Tronos de Oro se acaba, algunos ejecutivos han decidido desenterrar viejos proyectos que en su tiempo ya demostraron ser tan inabarcables para la gran pantalla como indómitos para la pequeña (presupuestalmente hablando). Y uno de estos proyectos se basa en hacer una serie de televisión sobre la saga La Rueda del Tiempo de Robert Jordan, quien tristemente ya no se encuentra entre nosotros. Y es justamente esa saga la que he decidido volver a leer. En parte porque no la he terminado y en parte porque quería recordar viejos tiempos.

Bien, pues puedo decir que no me ha decepcionado. Los comienzos son lentos pero el conocimiento acumulado sobre la obra y su trama me hace disfrutarla más si cabe. Y por si fuera poco, he descubierto lo mucho que esta historia se había metido dentro de mí. Hace ya 27 años que compré el primer libro en el CI, una de las primeras veces que iba solo a la capital, y lo hice fijándome solo en los dibujos de la portada (y mira que el de la edición española no dice mucho del contenido, perdóneme Ciruelo). Pero tantos años después y tantos Dragonlance, Reinos olvidados y demás novelas de caballería moderna me he dado cuenta de que La Rueda del Tiempo me ha acompañado más de la mitad de mi vida y que para mí fue más puerta de entrada a este tipo de historias y escritura que el propio Señor de los Anillos. A tanto llegó la ansi de la espera por que siguieran publicándolo en España (se cortó la publicación tras el tercer libro durante no sé cuánto tiempo -MIRA, COMO CON EL CODEX ALERA-) que me leí todos los libros de Conan el Barbaro de Jordan que había publicados en español. Ahora el idioma no es problema para mí pero mi intención es poder compartir esta historia con los que quiero así que seguiré colección.

D.E.P. Robert Jordan. Y gracias... Y a Brandon Sanderson también, gracias.

martes, julio 11, 2017

Qué maravilla, saco agua del pozo y riego las plantas (Basho)

Sí, ya lo sé, la segunda entrada ha tardado lo suyo, y encima no trata de la hidromiel, pero tened en cuenta que la hidromiel lleva su tiempo y no todo es fermentar dos semanas y embotellar.

Hace poco fuimos a ver con las niñas una película al cine. Fue una auténtica locura, lo sé, y no solo porque éramos cuatro y la broma (más palomitas, refresco y agua -uno de cada-), nos salió por 40 €uros. Y es que fuimos un sábado, como decimos aquí “pensat i fet” (pensado y hecho), y hoy en día para ir al cine con la familia (y sin ella) hay que buscar los días del espectador y las matinales como quien busca la sombra y la brisa en verano. Fue una locura, una deliciosa locura, sobre todo por la elección de película que hicimos… fuimos a ver Wonder Woman, con dos niñas de 4 y 7 años.

La película estaba recomendada para mayores de 12 años así que hice un cálculo mental y concluí que este tipo de cine 15 años antes sería para todos los públicos… y en cierto modo acerté. Ni sangre, ni vísceras, ni diálogos malhablados ni exabruptos tardo-adolescentes, nada de eso se puede encontrar en la película. Sí que hay muertes y drama y diálogos con doble sentido, hay hipérboles escénicas, y frases tontas también pero por debajo de la media de Hollywood, de modo que no solo era visible para las niñas, también lo era para mí. Aunque estuve más pendiente de si había algo que no fuera para ellas y nervioso por si habíamos hecho bien metiéndolas a ver una película de estas características. Pero no, todo fue no bien sino más que bien. Les resultó algo larga, sobre todo a la pequeña, pero salieron entusiasmadas del cine, tanto que al día siguiente ya se habían hecho un par de disfraces con cartulinas y ropa vieja. La pequeña de Wonder Woman y la mayor de Batgirl.

Por lo que a mí respecta, la película me gustó, pero como disfruto las películas ahora, sin expresar mucho lo que me gustan ni por fuera ni por dentro, si aferrarme a lo que he visto porque creo que he visto casi de todo ya en el cine. Pero también me gustó y, ahí sí, mucho por otro motivo. Me gusto ver en los ojos y en la alegría de mis hijas lo mismo que había hecho yo de niño, su disfrute y su imaginación, y sus ganas de vivir la ficción más allá de la película. Me acordé de cuando me hice un arsenal de hachas madera tras ver tropecientas (medida aproximada) veces la segunda de Conan (Conan el Destructor, novela de Robert Jordan, el de La Rueda del Tiempo, película no muy buena pero era Schwarzenegger y eso ya valía todo el oro del mundo en Oscars con mi edad).

También me encantó que se hablara de Zeus, de Ares, de los dioses griegos. Quizás eso ayude a que la gente se interese un poco por la mitología clásica. Y puede que esto lleve a la gente a redescubrir estos magníficos cuentos que Jim Henson produjo en su versión clásica de su ya clásico El Cuentacuentos (The Storyteller). Ambos disponibles en youtube y altamente recomendables, aunque el de los mitos griegos puede dar miedo a los niños más pequeños.

Pero un momento, párense, esto no es una de esas entradas que critica la infantilización de los niños o, como lo llaman algunos ahora, la Disneyización. No pretendo aleccionar a nadie con la necesidad de que muestre a sus hijas más películas de guerreras y menos de princesas. No. Desde mi punto de vista, ese maniqueísmo resulta del todo innecesario, lo que necesitan las generaciones venideras es una educación eficiente que les enseñe a pensar por sí mismas y ese sentido común que tan poco común es que las enseñe a no quedarse con un rol u otro a que no hay nada escrito y que se puede ser princesa el lunes, pastelera el martes y ya si el jueves si quieren repartir tortas como Xena que puedan volver el viernes a conducir trenes o coser vestidos…

Quizás otros padres repitan mi experimento y les vaya fatal, no somos una familia representativa, no existe tal cosa. Solo digo que hace dos sábados fui a ver Wonder Woman con mi mujer (sin la cual hubiera sido imposible plantear la aventura) y mis hijas, nos gastamos un dineral y nos gustó.

Y no, nunca he sido seguidor del personaje, aunque lo conozco, ni mucho del cómic americano… ya ves. 

jueves, mayo 25, 2017

Notas para el Postapocalipsis: Hidromiel (1)

Se dice que el hidromiel es la bebida fermentada más antigua del mundo. Como su nombre indica se trata de un brebaje a base de miel y agua. Me gusta como en su libro The complete guide to making mead Steve Piatz pone como ejemplo el supuesto descubrimiento de esta bebida en el Paleolítico. Fantasea pensando como uno cazadores recolectores, quienes todavía no han desarrollado utensilios adecuados para la extracción o producción de miel, sacaban el mayor partido a los pedazos de colmena con miel sumergiéndola en agua y limpiando cera y restos de abejas. Esa agua olvidada se retomaba al día siguiente o a los cuatro o cinco días para comprobar que había adquirido una serie de propiedades interesantes.  

En mi caso ya sabía de la hidromiel antes de haber escuchado la canción de Tonino Carotone pero ni la había probado ni me preocupaba no haberlo hecho. Pero el tiempo pasa y un día pude probarla en una feria gastronómica, la hidromiel Odín para más señas. El caso es que me gustó pero no era fácil de conseguir y un día me dio el chispazo: ¿por qué no intento hacer algo de hidromiel? Ya se me podría haber ocurrido esto hace 16 años…

Así que nada, a informarse. Y esto es lo primero que encontré en los videos de Youtube (no la intentéis hacer, es muy mala):

Para hidromiel, 500 gramos de miel y 1,5 litros de agua (un litro y medio). Se pone a calentar el agua en una cazuela y se le añade la miel, se remueve y se retira la espuma con una espumadera. Hay quien la hierve (100ºC), hay quien la pasteuriza (65ºC durante 30 minutos al menos). El resultante de esta mezcla de miel y agua se llama mosto (ooooh), se deja enfriar y se vierte en una botella de 2 litros. Una vez está esto se le añade levadura (panadera) como 1 gramo, un pellizquito, vamos, se tapa con un globo que hemos pinchado con un alfiler y se deja de 2 a 3 semanas.
Una cosa que se recalca mucho en estos casos es la necesidad de higienizar, desinfectar, todos los utensilios que vamos a utilizar, normalmente con agua hirviendo o con un producto especial (o lejía con agua en las proporciones adecuadas). Otro detalle importante es que se ha de utilizar agua embotellada, la del grifo no sirve (por lo general).

La gente que grabó los vídeos sacaba la botella a las 2 o 3 semanas (o puede que sea 1) y filtraba el contenido a otra botella con la ayuda de un embudo y algodón. Lo probaban y se chupaban los dedos de lo bueno que decían que estaba. Metían la botella de 2 días a una semana en la nevera e iban bebiendo. Con lo que sé ahora calculo que estaba a mitad de la 1ª fermentación y no había podido desarrollar todo el potencial alcohólico, ahora que cuando lo probé tal cual el producto sabía mucho a levadura, otra cosa que ya sé por qué pasaba.

El resumen es que esta receta solo sirve si quieres hacer algo para empezar y tirar un poco el dinero. El resultado puede ser interesante a nivel alcohólico si estás pensando en beber líquido de radiador pero creo que nos merecemos algo más así que mientras preparaba esta receta seguí investigando y llegué a http://stormthecastle.com/mead/fast-cheap-mead-making.htm.
Mientras tanto me puse a buscar algún libro y encontré el de Ken Schram, The complete meadmaker: Home Production of Honey Wine from Your First Batch to Award-Winning Fruit and Herb Variations. No sé si será el mejor que hay o por lo menos Bueno pero me gustó, sobre todo porque las medidas vienen tanto en el sistema yanqui como en el europeo.

Esto es solo la primera entrega de, espero, una larga saga de entrada sobre la hidromiel. A día de hoy he asimilado ya para qué sirve y cómo usar un hidrómetro (muy importante) y, si la calor lo permite, empezaré a tontear con distintos tipos de levadura porque la panadera no es una opción y la que he estado usando M05 de Mangroove tienda a dejar un producto seco o semiseco y con gran cantidad de alcohol. En la próxima entrada os hablaré escribiré sobre la tremenda variedad de hidromieles que hay.  

domingo, mayo 21, 2017

Notas para el Postapocalipsis: Notas

Antes de empezar a verter en este blog las Notas para el Postapocalipsis creo que es conveniente explicar el concepto de estas mismas notas.
Cada persona intenta darle sentido a su vida como mejor puede y en mi caso la excusa es aprender cosas nuevas que pueda usar en mi vida. Empezó hace mucho tiempo, siendo niño, quizá lo motivó la curiosidad o el miedo. Más tarde se convirtió en la necesidad de reforzar mi ortografía. Después quería saber si sería capaz de vivir y apañármelas solo. Tiempo después, o quizá al mismo tiempo, apareció la pregunta de qué podría hacer si todo se iba al garete y el mundo se convertía en un trasunto de la saga de Mad Max. El caso es que creo que en realidad lo que siempre he hecho es jugar para ganar experiencia, tenía que darle un sentido a esto que llaman vida.
El caso es que no hay mejor manera de aprender que intentar enseñar lo poco que sabes y además hay una serie de cosas que estoy aprendiendo ahora y pienso, ¿por qué no lo hice antes?
Este Notas para el Postapocalipsis nace con una vocación ególatra y onanista pero también como un intento de recuperar el blog y la vieja llama de la escritura y el aprendizaje. El blog no va a cambiar mucho de como era antes, las entradas tratarán de cualquier tema aunque esta vez intentaré que algunas de ellas estén más conectadas. Veamos cómo sale esto.

jueves, mayo 18, 2017

Notas para el Postapocalipsis : vuelta

El Rincón del Oimado surgió hace más de 14 años como un método de aprendizaje y una terapia psicológica. Tras una breve epifanía, no exenta de vergüenza por lo escrito, decidí borrar mi primer blog, sito en Zonalibre.org, y volver a empezar. Por suerte al borrar el blog tan solo se borraba el acceso al mismo desde el portal y pude ver como tanto mis tonterías como las opiniones y comentarios vertidos sobre lo que había perpetrado seguían, de un modo u otro, en la red. Por supuesto, antes de borrar el primer Rincón lo había guardado en un documento de Word pero no era lo mismo sin el contexto que ofrecen las imágenes y los comentarios. Soy consciente de que toda esta información inútil aunque a día de hoy “ego-onanisticamente” placentera está condenada a desaparecer eventualmente pero por ahora, y los años venideros, resulta un testigo de incalculable valor personal de lo vivido, lo no vivido, lo evolucionado y no evolucionado de mi persona desde aquellos días que parecen al mismo tiempo lejanos y ayer mismo.
Para muestra un botón:


Mi vida ha dado vueltas desde entonces pero me da la sensación de que sigo en el mismo sitio. No sé si es porque de tanta vuelta estoy mareado o porque sencillamente estoy centrado. El caso es que todo este texto vertido en las redes, más el que escribí previamente compartido con nadie y con unos pocos. Toneladas de cosas habladas, malhabladas, escritas y pensadas son lo que me define y al mismo tiempo no bastan para definirme en absoluto.
Empecé a escribir para aprender. Sigo aprendiendo aunque no escriba tanto. Voy a volver porque me echo de menos y porque necesito sacar a pasear ese lado friki que ha estado aletargado durante menos tiempo de lo que parece.

Quién sabe, quizá pueda sacar algo de aquí para empezar un podcast… pero no adelantemos acontecimientos. Lo del título lo explicaré en próximas entradas. ¿Volvemos?

jueves, junio 21, 2012

Estamos trabajando en ellou!

A ver si la cosa va bien, estamos pensando un nombre para el nuevo blog. Pasado julio ya veremos si la cosa va adelante.

Cambio de ciclo, cambio de blog.

lunes, abril 16, 2012

On the bounce!

Se acaba el tiempo. El último reducto de civilización friki soltera está a punto de caer, la puerta de la habitación no tiene llave, el dueño hace años que no está. Normal, anda ocupado, tanto que hace un año hubiera tocado celebrar el 10º aniversario de la llegada al bungalow. Qué cosas.
Por otro lado, he dejado suelto el gusano del Wyrm, la renovación, el olvido. Un largo arreglo y un pasar a papel este y otros blogs míos, míos, mis tesssorosss...
Últimamente me autoblogueaba en libreta, con bolis de colores, un diario que no es llevado a diario. Siempre me quejo del tiempo, de su escasez, pero en realidad hay de sobra, lo malo es que caemos siempre en lo mismo, lo administramos "mal", a veces sin remedio, la vida nos hace gestionarlo mal, tiempo y salud.
Hace meses me di cuenta que apretaba mucho los dientes. Stanis, pensé, hay algo que falla, pero desapareció la costumbre, y ahora que vuelve no quiero saber de férulas dentales que te cuestan un ojo de la cara.
Mientras, el tiempo pasa y vuelvo a plantearme malvender cosas del pasado pero me da pereza, o simplemente es que tengo miedo de perderlo.
Pero algo queda, me he terminado el Starship Troopers de Robert A. Heinlein, muy bien escrito muy bien llevado, diría que es el "Utopía" de los militares, pero qué sé yo.
Me despido, no muy seguro de que alguien siga pasando por aquí, ni yo hago con asiduidad.

viernes, febrero 24, 2012

¿Qué es un país?

¿Qué es un país? ¿Por qué existe hoy en día, en el Siglo XXI una cosa llamada país?
Desde siempre un país ha sido la suma de los hechos históricos que han dominado un territorio a lo largo de los años. Hechos históricos forjados por episodios de dominación y sometimiento, de paz e intercambio. Pero, hoy en día, con todo lo que sabemos, con todo lo que tenemos, ¿qué significa realmente el concepto de "país" para todos nosotros? ¿Es acaso una representación cultural de unas minorías o una imposición belicista por una mayoría?
La respuesta, creo yo, está en la utópica pregunta "¿qué puedo hacer yo por un país para que ese país haga algo por mí?". O, quizás, será mejor que delimitemos las "fronteras" de ese país antes de avanzar en nuestra divagación de hoy.

Para mí un país no podrá ser, no podrá existir si en él no se da una mínima cobertura social a sus ciudadanos, sin sanidad ni educación pública. Sin protección social a los desempleados ni protección social a las personas con discapacidad o cualquier persona con riesgo de exclusión social. Un país no puede ser país si no es para el bien común de sus ciudadanos, formen o no etnias o núcleos culturales minoritarios.
Una vez establecidos nuestros derechos como ciudadanos, podemos ver qué se nos exige a cambio, nuestros deberes. Unos deberes que no pueden, en ningún caso, ir en contra de los derechos adquiridos pero que sí servirán para que estos se instituyan con mayor firmeza en la "sociedad".
Una vez la "sociedad" responda en consonancia y se acepten los términos del "contrato", se verá como ciertas instituciones que se nutren económica y mentalmente de un país se harán obsoletas y deberán renovarse o desaparecer. No le quepa la menor duda a ninguno de los "contratantes" que la libertad (tanto religiosa como de pensamiento/opinión) será uno de los derechos fundamentales, por lo que si ciertas instituciones medievales se creen con derecho de incitar al "personal" para que vaya en contra de sus propios derechos a cambio de salvar sus almas, estamos en el deber de informar que semejante país no tiene nada en contra de que puedan conservar ambos, que se lo hagan mirar a sus supuestos guías espirituales que a buen seguro estarán de acuerdo en que Dios habita en los corazones de todos los seres vivos y por lo tanto preservar el bienestar de estos mediante un país que les ofrezca todo lo necesario para vivir y prosperar no puede ir nunca en Su contra.
Pero eso es quizás una batalla más larga, más dura, la de ver las cosas como un todo constituido por miles de millones de pequeñas moléculas, algo que en su origen está dividido y se une por una simple y llana razón, el bien común. Y tal como se unió se podrá separar para volver a unirse en cuanto lo estime necesario. Los todos indivisibles no son prácticos, son pesados, rígidos, e incapacitan cuerpo y mente.

En definitiva, un país, a partir de este Siglo XXI, debería de ser algo que nosotros, los ciudadanos, deseamos hacer porque nos conviene.

lunes, enero 09, 2012

Ora et labora

¡Feliz y próspero Año Nuevo, gente!

Como cada comienzo de año el volumen de trabajo ha descendido. Si le sumamos crisis y veis la hora de publicación de la entrada esta os daréis cuenta de lo mal que está el tema.
Pero como no hay mal que por bien no venga, tengo más tiempo para estudiar y sacarme una carrera que probablemente me lleve a una situación de paro. Oiga, parado, sí, pero con carrera, je.

Pues nada, en esta entrante semana de exámenes os deseo lo mejor. Os desearía que no os recorten más, pero va ser que nos quedamos todos en pelota picada y ellos con yate y puro. "Yo estoy aquí para forrarme".

viernes, octubre 21, 2011

El fin del mundo

La conspiranoia me posee.

Se han cargado a Gadafi, como se cargaron al Laden o al Saddam. Desde un punto menos civilizado el asunto nos podría incluso alegrar el día, pero a mí, la verdad, me lo deprime tanto como cuando anunciaron que la OTAN iba a entrar a saco bombardeando Libia. Estamos locos.
Incluso si los dictadores han sido crueles, o asesinos despiadados, destrozar todo un país para cargárselos parece un tanto excesivo, a no ser que interese. Desde el primer momento, y con las experiencias de Afganistan e Irak, se veía lo que iba a pasar, íbamos a hacer mierda un país que funcionaba. ¿Ha sido la crisis? ¿Han sido los mismos que juegan con nuestro dinero los que han jugado con las vidas de millones de personas?
Saltaba la noticia de hambruna en el Cuerno de África, donde los secuestros a "barcos" pesqueros, cerca de donde pasan los petroleros que vienen de llenar los tanques de crudo y vierten su basura a esas costas. A la vez que hablaban de las necesidades de la gente que moría de hambre y enfermedades curables, se gastaban millones de €uros en destruir Líbia, perdón, derrocar a Gadafi. Todo ese dinero, esos recursos útiles en millones de inversiones menos mortales, más humanitarias, desperdiciado. Y las noticias manipulando lo que ocurre, la crisis no dejando pensar en como nos cargamos el mundo, de como se extermina parte de su población sistemáticamente.
Dos estudiantes de periodismo se cachondean en el metro de ese profesor que les vende un libro donde les muestra como a día de hoy periódicos como el ACD tratan las imágenes, manipulan, de como se cuentan las cosas para que den esta o aquella impresión... ¿El futuro del periodismo se aborrega antes de ser periodismo?

Ya sé, esto no tiene fundamento, no será verdad, pero hoy me puede la conspiranoia.

Escucho memeces defendiendo un seguro privado y la anulación de la cotización de la seguridad social. Siempre las mismas excusas egoístas, no quieren que los que no pagan, moros, holgazanes, gitanos, tengan derecho a recibir atención primaria. Dennis Hopper murió de cancer y pobre, no pudo pagar su tratamiento, y tanto dinero no se puede ir solo en putas. Sin el dinero de un país detrás de él, el sistema sanitario se prostituye como el energético, adiós a las investigaciones altruistas, nada que no de millones y la viagra se hizo. Por si fuera poco, no tardaríamos en crear ciudadanos con una desafección extrema por sus vecinos, gente sin empatía, sin piedad, las iglesias se llenarían (más) de hijoputas que buscan un falso perdón para tranquilizar sus egos.
Hay días que solo siento el cinismo de un mundo enfermo de inocencia ignorante y malicia infantil. El mío y el vuestro, el mundo, el cinismo, el no querer saber, porque uno no puede nada... nada... Arf... Arf... Yo no cerré el blog, pero puede que por una chorrada como este post me lo cierren.
Y no pasa nada, oiga.

jueves, septiembre 29, 2011

Se acerca...

Hace ya casi diez años que cree mi primer blog. En un arrebato catártico lo decidí borrar, pero en realidad lo único que se borraba era el acceso al interfaz de entrada y la portada del blog. Los datos perduran para todo aquel capaz de googlearlos e ir deshilvanándolos pacientemente.
La verdad es que eran un atajo de bobadas, lo que escribí, algunas brillantes otras deslucidas, pero eran mis bobadas y quedan como testigo de esa parte mía que pertenece a ese tiempo, a la gente con que lo compartí y a las vivencias que tuve. Supongo que se puede decir que forman parte de mi historia y, como ciertos correos electrónicos humorísticos que mandaba a una lista de correos antes de todo eso del blog, la guardo en un documento para futuras "referencias".
Sin embargo, hoy en día, parte de la inocencia que acompañaba a mis escritos ya quedó atrás y uno se da cuenta realmente (porque saberlo ya lo sabía) de el rastro que vamos dejando en la red. Información, correos, datos personales... Algunos nos volvemos paranoicos y no nos llama la idea de que alguien a quien no conocemos de nada sepa tanto de nosotros. Así que intentamos borrar nuestro rastro de la red.
Como si alguien reparara de la existencia de este blog.

Por eso me hallo en la tesitura de efectuar otro acto catártico, otro borrado, esta vez más preciso que el anterior, que cierre una etapa, que abra otra.
Por un lado la idea me lleva rondando por la cabeza desde que cambié de vida, desde que me mudé... Por otro lado me da lástima, pánico, desprenderme de este viejo amigo que todavía se acuerda de lo bien que lo pasamos, de lo mal que lo pasamos. Son muchos los proyectos abiertos, muchos los abandonados (temporalmente me digo) y muchos los que quedan por llegar. Ahora ocupo mi tiempo y mi mente con cosas que nunca me creí capaz de alcanzar pero guardo un rinconcito para mi viejo yo, para el niño grande, el adulto reflexivo. Quizás esa sea la respuesta, un rincón en internet para mí. Pero, ¿rincón del Oimado? ¿De otro quizás? ¿Un capullo salido del capullo? No sé.
Mucho ha cambiado, gente que se ha ido o sitios a los que no voy, cosas que no hago que nunca en la vida pensé en dejar de hacer (una pausa, me digo, ¿durante cuánto tiempo?). Imposible poder con todo a la vez, pero poco a poco... Sí, puede que sí.
Pero hay cosas que terminé, que conseguí, que tengo, aunque ahora sean como el aire, incorpóreas, insustanciales, invisibles, estás, ¿o no?

Hace casi diez años empecé un blog, divertido, reflexivo, inocente. ¿Quién de los que lo leía entonces lo seguirá leyendo ahora?

Un saludo, y si no os doy un abrazo, un achuchón, sabed que no es por asco, es por recato.

miércoles, junio 08, 2011

Peligro inminente

Es época de exámenes, época de estrés. Hay estudios que relacionan directamente los periodos elevados de estrés con la necesidad de consumir. Este "consumir" puede ser desde ponerse ciego de comida o bebida, o el más común consumir=gastar dinero comprando cosas que probablemente no necesitas.
Temo a la segunda opción.
Juego de tronos me ha pegado fuerte y en estos momentos de oscuridad y aburrimiento (desde el punto de vista de mi reciente actividad en juegos de mesa, nula, vamos) me está rondando la idea de hacerme con el Batallas de Poniente...
Hay un dicho sobre las acciones precipitadas, "nunca tomes decisiones en malos tiempos, espera a que pase la tormenta y piénsalo con calma" y tal y cual... Muy sensato, pero la tormenta está aquí y es una tormenta de espadas.

Supongo que quedará en nada, después de todo no podría jugar hasta "nosecuando" pero...

sábado, junio 04, 2011

Demagogia por pensamiento

En estas horas tardías para el estudio de un examen que llega demasiado pronto la mente se acelera y empieza a divagar para eludir la fatal tarea de hacer números y comprobar que el aprobado es de lo más incierto.
Como podéis comprobar, lo de divagar va en serio.
Hoy me he acordado de varias cosas y he empezado a atar cabos hasta concluir en una nueva teoría de la conspiración.
Hace tiempo, bastante pero no tanto, conversaba con alguien sobre, no sé, digamos la humanidad. Aunque más que conversar fue más bien:
Él- "Muerte a la humanidad (despotrique e insultos al colectivo)"
Yo- "Hombre, tú formas parte de la humanidad..."
E- "Me la suda, ¡muerte!"
Y- "Pero qué hay de la gente inocente, qué hay de tus amigos y familiares. No puedes negar que formas parte de ella..."
E- "... ¡Demagogia, eso es demagogia!"

Bueno, realmente no fue exactamente así, pero el final sí. Ante la urgencia de tener que pensar y reflexionar sobre algo (como el hecho de aceptar que el voto es también un acto de responsabilidad civil que no admite quejas del tipo "son todos iguales") se imponía la visceral idea de tachar todo el proceso de demagógico.
Eso me ha llevado a plantearme lo que decía David Icke sobre la información, a más información más fácil crearse un criterio sobre una cosa, más factible (o refutable) es algo. Así pues, el manejo de dicha información será crucial si queremos gobernarnos a nosotros mismos... o a los demás.
Aquí aparece la palabra "manipulación".
En Dune, de Frank Herbert, si se quería que un mentat fuera fiable en sus deducciones, había que entregarle toda la información disponible, de lo contrario sus cálculos serían erróneos.
En el mundo en que estamos nos encontramos con todo tipo de informaciones, y en muchas ocasiones no vamos a ser capaces de discernir verdad de mentira de modo que la duda se convierte en una herramienta crucial para nuestra independencia mental. Aunque con la duda hay que ir con cuidado, pues todo en exceso es perjudicial y la locura está siempre más cerca de nosotros de lo que sospechamos.

viernes, mayo 27, 2011

Grandes juegos olvidados en un armario

O no hay tiempo para jugarlos o no hay personas con quien jugarlos. El caso es que solo quedan excusas para decir porqué no los jugamos.
Pero ellos esperan.

He abierto el armario buscando otra cosa y los juegos me han mirado majestuosamente. "Nosotros esperamos", parecía que dijeran. El "2 de mayo" ha sido el primero (este año no se ha hablado tanto del aniversario del 2 de mayo, mira tú por donde). El sello rojo de GMT que llevan cual Medalla al Honor los "C&C: Ancient" ha capturado mi vista y los he visto como viejos generaluchos que saben de qué va la cosa de los ciclos del tiempo. Ellos me han hecho recordar las mañanas de domingo pasadas con su hermano pequeño Battlelore. La sensación es el mejor de los recuerdos, como cuando recuerdo la N64 y Super Mario World 64 sin poderlos separar de las sensaciones de una de las más deliciosas y dulces primaveras que he vivido, y no por la consola y los juegos sino por muchas otras cosas.
Con el Battlelore pasábamos las mañanas de domingo (algunas mañanas) de un temprano verano, agotado mi tiempo ya en mi antigua vivienda, arañando estancia añadida sabedor de que el fin se acercaba. El sol, de rayos dorados atravesaba la mampara iluminando el campo de batallas hasta casi cegarnos. La casa se conservaba fresca y los dados rodaban sin favorecer a nadie.
Ahora no ruedan.
Por ahora, por ahora. Ellos esperan.
Puerto Rico y Carcassonne, incluso el Romulan... Todos esperan pues su momento ha de volver, cuando se apaguen las luces, cuando la luz sea el día y la noche sea solo sueño, ellos despertarán.

domingo, mayo 22, 2011

Pánico al voto inservible

Hoy votamos y hoy he visto lo que ocurre cuando la gente cree que su voto no va a servir de nada si vota a partidos minoritarios. Por culpa de una irreflexión y un sentimiento real de democracia, en el que la gente ejerce su derecho pensando que derecho y responsabilidad van unidos de la mano, se va alcanzando el bipartidismo más feroz y los políticos que lo son por poder y dinero se arremolinan en torno a él.
Esta es una democracia joven y naif en la que instituciones, que ya han probado en la historia cercana que la desprecian, se alzan como baluartes de falso civismo.
Vota lo que quieras pero reflexiona de verdad en lo que haces, puede que esta sea la última vez que lo hacemos.

lunes, junio 28, 2010

Trastos, trastos y más trastos

Hace años, en un Salón del Cómic lanzaron una pregunta retórica al aire, una de esas que nos solemos hacer aunque sepamos la respuesta pero que nadie va a responder. "¿Por qué hay mucha gente que deja de comprar tebeos cuando llega a una edad adulta?", o lo que equivale a decir: por qué no los compra cuando se casa.
La respuesta está en el espacio y en nuestra propia evolución (o involución) como lectores o personas. Lo que un día nos gustó mucho, hoy puede que no nos haga tanta gracia, pero aferrándonos al recuerdo de lo bien que lo pasamos en ese momentos conservamos ese material en un estante cogiendo polvo (mucho polvo). Cierto es que hay "incunables" del cómic, auténticas obras literarias que hoy en día se cogen como storyboards de pésimas películas (y un trabajo se ahorran). Y hay que aclarar que las bibliotecas, si bien no pueden abarcarlo todo, todavía tienen asignaturas pendientes por lo que respecta al cómic adulto. Quizás la solución de crear una asociación de amigo o una biblioteca entre varios fuera la respuesta a nuestros tormentos cada vez que pensamos en el espacio, pero hay veces que QUEREMOS TENERLO y al más puro estilo Gollum nos los agenciamos cual tesoro. Supongo que eso nos viene por nuestra rama capitalista y la sociedad de consumo, lo cual no quiere decir que no podamos tener una biblioteca "familiar". Pero llega un momento en que los trastos acumulados durante una vida nos comen el espacio para el futuro y hay que tomar decisiones. Lo bonito sería que pudiéramos contar con las/algunas bibliotecas municipales o de barrio donde depositar todo aquello que no podemos guardar más. O en otras palabras, lo bonito sería que todo lo que tenemos, y ya no podemos guardar, se aprovechara. La era digital de los libros se nos echa encima y todo podría cambiar, para bien y para mal. Antaño eran un tesoro y hoy son algo que a veces adquirimos sin reflexionar -y sin tener tiempo para leerlos-.
El cambio es bueno, hay que renovar, perder para apreciar el valor de las cosas. Deberíamos buscar nuevos modos de "reciclar", por mucho que jodan al capitalismo. Con perdón.

miércoles, junio 16, 2010

Alquiler nefando

Hace poco que probé el sistema de alquiler de películas del xbox live, y lo cierto es que me dejó con sentimientos encontrados. Para poder alquilar por tu xbox en primer lugar tienes que comprar "microsoft points", lo cual quiere decir que lo primero que has de hacer es gastarte más dinero del que realmente necesitarás para alquilar una película. Hay que decir que esto de los puntos es una estrategia comercial bastante hábil, te hacen pagar por un número determinado de estos puntos (siendo el mínimo coste 6 €uros, y siendo el pago más cómodo y barato la tarjeta de crédito que, una vez vinculada a tu cuenta live, no te resulta nada fácil desvincular permitiendo así que te sea más "fácil" gastar la tarjeta de crédito en horas bajas, cuando tus defensas mentales están por lo bajo también), que después podrás canjear por todo aquello que está a la venta en el bazar. El hecho de que se pague en puntos puede hacer que aquellos que deseemos saber cuánto pagamos exactamente tengamos que parar un poco para calcular lo que nos cuesta la broma.
Una vez explicado esto vayamos al grano. La prueba salió bien por lo que respecta al funcionamiento del sistema, pero lo cierto es que de dos películas que alquilé, la más nueva, y cara, resultó ser la peor de las dos. "Mad Max, más allá de la cúpula del trueno" VS "Sherlock Holmes".
Supongo que dará para más hablar de lo malo que está siendo el cine de hoy en día (de Hollywood), pero lo cierto y triste de este alquiler fue que me pareció que Sherlock Holmes era una película bastante mala bien hecha... rarezas de hoy en día.

martes, junio 15, 2010

La mort d'un nesprer

Fa gaire bé deu anys que em vaig emancipar -bé, falten uns mesos però tant fa, la sensació és ja de una dècada-. També podria dir que vaig agafar els estris (“bártulos”) i vaig moure a viure tot sol, però un cop més estaria faltant a la veritat. Vaig a anar a viure amb dos amics dels quals tan sols un i jo ens quedàvem a viure tot sols a la casa (l’altre portà el seu ordinador i el muntà allí per tal de tindré accés a internet, la xarxa no estava tan estesa en aquella època com ara). Passaren moltes coses i al cap d’un any ja estava vivint tot sol a la casa, i en cosa de tres anys el altre amic ja s’havia emportat el seu ordinador i la meva solitud era total. Ara pensareu que pagar l’arrendament tot sol degué de ser dur, i ho haguera segut de no ser per que la casa era dels meus pares i mai pagarem arrendament.
Per aquella època un company de feina em va regalar un nesprer per tal que em fera un “bonsai” i, junt a un parell de plantes més comencí a cuidar-lo. De bonsai no en vaig fer, el trasplantí dos cops i allò creixé fins fer fruit. I això que no arribava al metre.Fa poc m’he casat, i he tingut una filla, duc més d’any i mig vivint amb la meva dona i gran part de les meves coses encara son a la meva casa de solter. Al principi, quan vaig portar a casa de la meva dona la meva escrivania i l’ordinador, vaig sentir com si una part d’aquella casa haguera segut arrancada i posada a la força en un lloc aliene. Era com una ambaixada, un petit tros d’un país dintre d’un altre. Un lloc estranger en terra coneguda, o una terra coneguda en lloc estranger. El meu cervell encara no podia separar les meves coses de la meva antiga casa. Fins ara.
Ara ja sembla que tot estiga en el seu lloc, tot i que continue sense portar un 80% de tot el que tinc a la meva antiga residència (de lo qual una gran majoria son llibres i jocs de taula). Però el nesprer també s’ha quedat, sol, a la galeria. I es precisament aquesta planta una referència viva del que es el canvi de la meva vida i, supose, que amb la seva mort, o trasllat, es tancarà un cicle que durà deu anys.
Es tancarà un cicle i ja ha començat un altre. Definitivament aquell episodi de la meva vida ja ha passat i espera pacient a que tinga el valor o el temps necessari per a tancar-lo. Arribaran moments de purga stalinista per a coses que fa temps que tinc oblidades en algun calaix, però també moments de retrobada amb coses que creia perdudes des de fa temps. Tan sols espere que el nesprer sobrevivisca al canvi i poder parlar d’ell d’ací a deu anys.

jueves, diciembre 31, 2009

Ya es primavera... en invierno.

Hace más de una semana que entramos oficialmente en el invierno y los termómetros se han vuelto locos. En apenas dos semanas hemos pasado de temperaturas bajo cero (unos mínimos pero notables -1 ó -3ºC) a rozar los 14ºC nocturnos y los 23-24ºC en mediodía. Vamos, que hace una calor que te torras.
Pero no es de la calor ni del cambio climático de lo que quería escribir hoy en esta bitácora que tengo -y tenéis- medio abandonada. No, hoy toca aprovechar que es 31 de diciembre, fin de año -para algunos-, y con ello llenar de algo mi ausencia por estos lares.
Mucho ha pasado pero en realidad no ha sido nada, nada que no tuviera que acabar pasando, quizás. Ahora ha llegado el momento de la escisión del yo, poniendo un pie en el pasado y otro en el presente mientras el futuro hincha vientres, el momento de la economía de actividades, del no depender de uno mismo, de dejar de mirar de reojo la automática y preguntarse qué tal sería jugar a la ruleta rusa con una de esas. El cambio de año simboliza para muchos un cambio deseado, un tren al que agarrarse deseosos de que nos lleve lejos de nosotros mismos, de nuestras vidas. Una excusa, un modo de no hacer nada y esperar que todo cambie porque sí, que haga el trabajo el "tren". Pero para mí ya cambió la cosa. No quise darme cuenta en voz alta, pero lo sabía, poco a poco mi vida iba remodelándose, y ese algo se pegaba a mí, el tiempo se volvía un extraño que me daba la espalda cuando menos lo esperaba. Y al principio de todo la revelación y el temor. La revelación que con una claridad cristalina me entró por los ojos y se alojó en la parte de atrás del cerebro, permanente, constante. Y el temor, ah, el temor a un rechazo esperado, a la envidia, esa "españolidad" presente incluso entre aquellos que niegan serlo. Y un gran desconcierto siguió al Big Bang.
Mi vida se expandió, y los ecos lejanos que llegaban de cosas de ayer y hoy que aferraba con las uñas, ecos de gritos tímidos y silenciosos que di en un tiempo pretérito, asustado por la certidumbre de un fin agónico y nocivo, esos ecos se veían apagados por la maravilla de un universo en expansión. Pero a pesar de lo que se sabe, que siempre es poco, del vacío, siempre duele y dolerá dejar algo -alguien- atrás.

Hoy, gracias al tradicional y típico cabreo laboral, podría haber empezado la entrada hablando de lo caro que está el panorama editorial -libros, tebeos, revistas- en España -que no se puede decir la palabra España, pero ya la he dicho (España)-. De lo necesario y bueno que sería llenar más las bibliotecas, de gente y de peticiones de libros menos habituales, menos best sellers. O quizás, de lo conveniente de crear bibliotecas de amigos, de comprar y compartir. No solo libros, películas, música, juegos, etc...
Ahí no hay vuelta de hoja con lo de las descargas, se comparte material "físico", prohibir que la gente se dejara cosas sería denigrante e ilegal. Y sin embargo estoy seguro de que si algún día este o aquel sector lo necesitan "por un bien mayor", se hará.

Y qué me decís de los rastrillos populares -o caseros, o como se digan-. De cuantas cosas me desharía yo sacando algún que otro beneficio €conómico... Bueno, ahí está el Ebay, no es justo lo que deseo pero me servirá.
Lo cierto es que esto ya se acerca poco a poco a las habituales propuestas de fin de año-año nuevo. Y mira que nos proponemos cosas que no dependen únicamente de nosotros, pero en fin, por pedir...

Y aquí me despido, ha sido un placer. No espero comentarios hasta que la gente esté muy aburrida (o quizás no los haya más), ni sé si volveré a escribir en una temporada. Hay cosas que nos tienen en la toalla en alto, haciendo como que la vamos a tirar, solo por joder. Sed más humanos y agradecer más interior y exteriormente lo que vuestra gente os da, os ha dado y os dará. Que la Luz sea con vosotros.

¡¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!!

jueves, noviembre 26, 2009

Estar gafado... no tiene precio

Verano -a una semana para septiembre-, el coche no arranca, es cosa de la batería, llega el mecánico -que está de vacaciones- y a las horas le vuelve a pasar lo mismo. Nos damos cuenta entonces que debe de ser cosa del alternador. ¡Ñasca! Dos semanas y pico en el garaje por culpa de las necesarias vacaciones del personal experto.

Otoño -hace dos semanas-, el PC dice "#@#x*" y no se diga más. Da la casualidad que no hacía ni un día que me habían recomendado que formateara e instalara todo de nuevo. No llegó al fin de semana.

Hoy, jugando al Fallout 3 con la xbox 360 le meto un tiro a un coche que hay en un autocine, reacción en cadena, la consola se cuelga y parece ser que le peta su sistema operativo. La pobre es vieja pero no está modificada, por desgracia la garantía expiró y la reparación cuesta el módico precio de unos 90 €uros... Hmmm... Déjeme que piense...

A todo esto se pueden sumar cosas buenas, malas y estúpidas. Haremos nuestro el "no hay mal que por bien no venga" y cruzaremos los dedos.

lunes, noviembre 16, 2009

De pintxos por La Guardia

Hace un par de meses nos fuimos a La Rioja. Entre tanta ida y venida de bodegas nos acercamos a la bodega de los Herederos del Marqués de Riscal, ya en lo que se conoce como La Rioja Alavesa. Allí nos detuvimos en La Guardia a comer de pintxos.
El tapeo es una de las cosas más celebradas por aquellos que visitan norte y sur de la península iberica, así que nosotros no ibamos a ser menos en el pueblo que vio nacer a Samaniego.




jueves, septiembre 10, 2009

Vacaciones

Un descanso antes de la vorágine. No habrá fiesta en bastante tiempo.
Y mientras, las expansiones de C&C: Ancient esperan al 14 de septiembre para ser abiertas.

Jur jur jur...



domingo, agosto 23, 2009

Casa fantásma

Resuenan por los rincones de aquella casa alaridos de viejos espíritus frikis.

lunes, agosto 10, 2009

Revisar clásicos

O la crisis aprieta, o ya no tenemos tantas ganas de comprar tebeos como antes. Lo cierto es que miras la estantería y, ante el peligro de exilio -o mudanza, o maniobras de simulacro de barrancada-, ves la cantidad de "trastos" que hay acumulados sin orden ni concierto y no sabes qué o cómo hacer que desaparezcan si que te pese a la conciencia.
Los más fáciles de tirar o regalar siempre son los que te dan en los salones del cómic o manga y los fanzines, pero para de contar, a partir de ahí. nos llenamos de dudas al ver "grandes clásicos inacabados" -esto podía ser un buen título de colección- algunos malos "pero por los viejos tiempos", et cetera ad infinitum...
Aunque cierto es que de toda reestructuración lo que más suele doler es el bolsillo.
Rebuscando seleccionando y evaluando es como redecubrimos esos grandes clásicos que teníamos olvidados en la estantería o en un armario. Y me he fijado en "Kozure ookami", traducido aquí "El lobosolitario y su cachorro". Historia, código de bushido, artes marciales y vida en estado puro con todo lo bueno, lo malo, lo sucio y lo limpio se hallan perfectamente delineados a lo largo de sus veinte tomos.
Recientemente se está editando otra obra de Koike y Kojima (autores de "El lobo..."), en este caso sobre las vidas de Hanzo Hattori y el que sería conocido como el Shôgun Ieyasu Tokugawa. La historia promete y en dos tomos no me ha decepcionado en nada, si no en que no los tengo ya para leer. Por supuesto de Koike también podemos encontrar "Asa el asesino", otra obra que, junto a las dos anteriores, nos puede ayudar a comprender el enrevesado mundo de los samurais y la historia del Japón.

Pero sí, el bolsillo se queja.

viernes, agosto 07, 2009

Ender

Por fin he terminado de leer "El juego de Ender".
Hace dos años me lo recomendó Ojna'Uj en el mismisomo día de Sant Jordi en BCN. Estaba barato y me lo compré (de lo contrario me lo hubiera regalado él, menoscabando así mi hombría xDDD).
Lo empecé a leer y lo tiré para un lado dejando que cogiera polvo mientras los de Dresden y Alatriste le pasaban por encima. Hace poco que lo retomé y ya lo he acabado no es que sea muy largo, la verdad. Se ve que estaba sediento de frikismo y ciencia ficción. Snif.
Y lo cierto es que al final me ha gustado, me ha dejado un buen sabor de boca. No fue así cuando lo empecé, supongo que por varias razones, entre las que supongo que puedo incluir el sentirme obligado a leerlo. Pero bien, me ha gustado, quizás no tanto como para buscar continuaciones, me parece redondo como está, y temo que me recuerde a Dune en lo de las secuelas.

miércoles, agosto 05, 2009

Crisis voluntaria

¡Falta el aire aquí!

Supongo que después de más de un mes de ausencia, pocos esperaban de volviera. En cierto modo llevan razón, ni yo mismo sé si esta entrada se puede clasificar como un regreso en pleno derecho.
Como siempre el verano viene cargado de trabajo y cansancio para un servidor. Este año no hay tanto trabajo, no lo hubo en julio, pero en agosto sí se nota un incremento del mismo. Por desgracia, cosas del negocio familiar y de la crisis, aunque aumente el trabajo no lo hace por igual la remuneración del mismo, pero para lo que hacemos y lo que nos dan, nos sobra de calle.
Además, he aquí otro dato terrible, a principio de año decidí no comprar juegos de mesa durante el 2009. No comprarlos por mero afán de coleccionismo, claro. Han pasado delante de mi nariz varias joyas que llevaba atrasadas del año pasado, ni Agricola ni el Alta tensión, ni las sucesivas expansiones del Descent han ido "para la saca". Hasta ahora llevo cumplida mi triste auto-promesa a rajatabla (sniff). Y es que tenemos mucho y no jugamos nada (y a nada). Hasta las adquisiciones más novedosas, como Galáctica o 2 de Mayo, duermen allá donde han caído, esperando el momento de su gloria, tal y como ya hizo el Battlelore.

También arrastro una traducción de un juego de cartas de castellano a japonés, desde hace dos meses, que debido al trabajo "verdadero" me está llevando más de lo esperado, pero en una semana estará finiquitado (lagarto, lagarto). Una vez terminado me pondré con el resumen del Romulan, aunque al final pueda ser que nosirva para nada más que alimentar mi friquismo.

A ver si hay suerte.

miércoles, junio 24, 2009

Empiezo a leer las instrucciones del Twilight Struggle y ese mismo día sueño con la guerra fría

Pero fría, fría.

Buenas, ya tengo otro título, pero no para novela, que eso también pero no pienso confesar nada.

Soy una persona sin estudios... pero ya tengo otro título de nivel superior (ahora "avanzado") de la EOI, este año le tocaba el turno al inglés. Al final va a parecer que colecciono titulaciones; en octubre empiezo con algo nuevo.

La vida es extraña, trabajo y al mismo tiempo estoy en paro. No, no incurro en ninguna ilegalidad laboral, trabajo en lo que lo he hecho siempre, con o papeles en regla, pero estoy en paro de lo que empecé a hacer después de sacarme el japonés. Es raro, no era consciente de que me gustara tanto traducir, tanto que cuando el tedio me deja lo hago para mí, para no perder el tranquillo, para sentirme útil.

Escribir en la bitácora también es algo no hacía desde hace tiempo, y no creo que dure mucho, se avecina un duro verano, nos prepararemos para lo peor e intentaremos agarrarnos bien al palo mayor hasta que la tormenta pase.

Tengo ganas de frikear jugando a algún juego de mesa o rol, lo de siempre, pero no encuentro el momento. Paciencia, supongo.

martes, junio 23, 2009

Detenerse

Esta es una traducción que he realizado de un fragmento de el libro-compilación de cartas de Takuan Sôhô "La mente sin ataduras".
A falta de pan buenas son tortas.

LA AFLICCIÓN DE MORAR EN LA IGNORANCIA

El término ignorancia significa ausencia de "iluminación". Lo cual equivale a decir engaño ("delusion", alucinación, espejismo, engaño).
Llamamos lugar de morada a aquel lugar donde nuestra mente se detiene.
Se dice que en la práctica del budismo pasamos por cincuenta y dos estados, y dentro de estos estados, el lugar donde nuestra mente se detiene se denomina lugar de morada. Morar significa en este caso detenerse, y ese detenerse hace referencia al hecho de que nuestra mente se haya retenida por cualquier asunto, sin importar el que sea.
Explicándolo en términos de tu propio arte marcial, cuando reparas por primera vez en una espada que va directa hacia ti a cortarte, si tú piensas en encontrarte con esa espada tal y como está, tu mente se detendrá en la espada justo en la posición que mantiene en ese momento, tus propios movimientos se hallarán irrealizados, y, por lo tanto, serás herido por tu oponente. Esto es lo que significa detenerse.
Sin embargo, si tú ves esa espada que se mueve para cortarte, si tu mente no se ve detenida por ella y si te encuentras con el ritmo de esa espada que avanza; si no piensas en golpear a tu oponente y no quedan ni un atisbo de juicios ni pensamientos en tu mente; si en el mismo preciso instante en que reparas en la espada tu mente no se ve detenida por ella y te mueves arrebatando directamente esa espada de las manos de tu oponente; esa espada que iba a cortarte a ti, se convertirá en la tuya, y contrariamente a lo esperado, será la que corte a tu oponente.
A eso lo llamamos en el Zen "Coger la lanza y, contrariamente a lo esperado, atravesar al hombre que venía a herirte con ella". La lanza es un arma. La esencia de todo esto es que la espada que arrebatas a tu oponente se convierte en la espada que lo abate. Eso es lo que en tu estilo denomináis "sin espada (mutô-無刀)".
Si ya sea por el ataque de tu enemigo, o por tu propia acción, o bien por el hombre que te ataca o por la espada que blande, o por tu posición o tu ritmo, si tu mente es distraída de cualquier modo, tus acciones vacilarán, y eso significará que vas a ser abatido.
Si te colocas delante de tu enemigo (si declaras tus intenciones antes que él), tu mente te será arrebatada por él. No deberías poner tu mente dentro de tu ser. Aferrar la mente al cuerpo es algo que solo se hace durante la primera etapa del entrenamiento, cuando uno es un principiante.
La mente nos puede ser arrebatada por la espada. Y si vuelcas tu mente en el ritmo de la contienda, esta puede ser igualmente arrebatada por ello. Si vuelcas tu mente en tu propia espada, también esta te puede ser arrebatada por tu acero. Con tu mente deteniéndose en cualquiera de estos lugares, te conviertes en un cascarón vacío. Estoy seguro de que recordarás situaciones similares tú mismo. Todo esto también puede ser aplicado al budismo.
En el budismo llamamos a cuando la mente se detiene engaño. Es por ello que decimos "la aflicción de morar en la ignorancia".

miércoles, mayo 06, 2009

Mi no confirmación

Vuelvo del más allá y abro un apartado, dos en uno, que intitularé "Historias patéticas".
Baste decir que de ambas cosas me sobra.

Hoy os hablaré de por qué no me confirmé en la religión cristiana-rama-católica-apostólica-romana. ¿Creéis que fue por convicciones? ¿Por convertirme a otra religión? ¿La "jedi", quizás? ¿Por una conspiración judeo-masónica? No, no y no. Por vergüenza.
Resulta que después de pasarnos todo un cuso de EGB quedándome después de clase, un día de la semana creo que era, a "clase" de confirmación -aprovechando infraestructuras públicas, eh, cabroncetes, como se nota que eran otros tiempos-, nos emplazaron para continuar después de vacaciones de verano. Serían un par de clases y la confirmación.
Ahí es donde me paso todo el verano currelando y se me olvida por completo lo de la confirmación de marras. Llego un día y veo a compañeros de clase que van todo acicaloados y entonces, y solo entonces me acuardo de lo de la confirmación.
Patético.
Y más patético aún, de dio vergüenza presentarme en chandal y sin padrinos, ergo, no me confirmé.


Y mira, eso que he ganado, cattle.

martes, abril 07, 2009

The panets, 2ª part


Excelencias entre las que se encuentran el pan bomba de pisto, el doble de jamón cocido con queso y el pergamino de fibra con jamón serrano y queso fresco. ¿Alguien da más?

martes, marzo 31, 2009

Criticar con desconocimiento de causa

En primer lugar nos sinceraremos, sí, a todos nos gusta hacerlo en cierto modo. Otra cosa es como se nos queda el cuerpo a cada uno después de criticar -no voy a poner otra vez "hacerlo" para no incurrir en términos ambiguos que tiendan a más placenteras actividades-. Tras soltar nuestra particular andanada de críticas y reproches bien nos podemos quedar con un sabor amargo en la boca y un pensamiento subconsciente que nos pregunta qué cojones estamos haciendo, o bien nos corremos de gusto por haber podido descargar toda la metralla que llevábamos acumulada. En cualquier caso, en su casa cada cual que haga lo que quiera. El problema viene cuando la crítica con desconocimiento de causa, el iddle chat, se utiliza en los medios de comunicación, ya sea con o sin mala intención de engañar -o poner de tu parte- al personal.
En este caso, y rehuyendo las críticas a la política que tan variadas son como interesadas, me centro en algo que nos atañe a los "frikis". Por casualidades "piroprácticas" de la vida llega a mis manos el periódico "La Razón" del sábado 7 de marzo del presente año (2009). Allí, en la contraportada está la columna de opinión de la señora Paloma Pedrero, que da la casualidad que en ese número arremete contra los VIDEOJUEGOS.
A los videojuegos se los puede criticar de un sinfín de cosas, desde ser un negocio capitalista con una voracidad insaciable hasta de ser una notable pérdida de tiempo libre. En lo primero ya hay quien lo toma como excusa para piratear, en lo segundo, que cada cual haga con su miembro lo que quiera -mientras no "joda" a segundas ni terceras personas sin consentimiento-.
Pero no, el artículo se basa en una afirmación falaz. Triste pero cierto. La señora Pedrero da comienzo a su enunciado criticando el por qué los videojuegos violentos no llevan una recomendación de edad. Pobre favor le hace a la PEGI (en la wiki) y a los que antes que ellos se dedicaron a asignar una edad a los juegos.
Llegados a este punto seguir criticando su artículo y decir que la responsabilidad última es de los padres -ciegos o ignorantes- que no se fijan en la calificación de edad y no controlan a lo que sus hijos juegan, podría ser algo demagógico, pero a grandes rasgos cierto.
La "industria" -porque lo es- del videojuego y el entretenimiento ha alcanzado las altas cotas del circo romano, sencillamente podemos decir que la gente está muy quemada y quiere cada vez "más".
Desde el artículo, la señora Pedrero dice que por medio de los videojuegos los niños se acostumbran a la violencia y hacen uso de ella sin ser conscientes del daño que causan. Habla de un nuevo tipo de violencia que está surgiendo entre las filas de nuestros infantes. La relación puede existir, pero esto no ha ocurrido tan solo en nuestros tiempos, pues esa violencia de malos tratos entre compañeros de aula o de escuela, esa violencia no es nueva, sino que es la más vieja de todas las violencias y nunca, ni a golpe de ley ni a golpe de mandamiento, será erradicada con éxito si no admitimos primero que forma parte de nosotros. Quizás era eso a lo que llaman pecado capital, y ni ellos mismo lo sepan.

Nota adicional: He buscado el artículo al que hago referencia en internet y he encontrado multitud de críticas de "jugones" al mismo -a parte de enterarme de que la Razón ha retirado el artículo, ver aquí-. En esencia muchas opiniones son iguales a la que denostan, golpes de pecho patrióticos y gritos de "no nos moverán" vacíos de sentimiento real. No nos equivoquemos, el panorama de los videojuegos actual no es ideal, pero si se critica desde un medio de comunicación masivos por alguien a quien se le supone profesionalidad, lo mínimo es exigir que se conozca de un modo mayor al superficial lo que se está criticando. Y si no es así, que se contemple la posibilidad de considerar que existen otros muchos modos de ver una misma cosa. Dos personas pueden estar hablando del átomo, cada uno en sus términos o usando vocablos y referencias distintas en un mismo idioma y no entenderse. Y mira que el átomo es básico.

lunes, marzo 30, 2009

We're in!!!

Siento que cada vez sean más breves y dispersas las entradas de este blog.

Pero antes que nada, vamos con la noticia importante. Las "fallas" han retrasado la llegada de las notas del nôken, pero hoy con nocturnidad y alevosía, han caído finalmente en mis manos. Para los entendidos en la materia diré que ha sido un sobre GRANDE, por lo que me regocijo de ver que por fin tengo el 2 kyû del nihongo nôryoku shiken. Ha sido un camino largo y arduo, pero al final la perseverancia y unas velas puestas a San Sacabó han obrado el milagro. En teoría ahora solo me queda el 1 Kyû, examen para el que me presentaré e inentaré aprobar este año, pero no me hago ilusiones, todavía me queda mucho camino que recorrer.
Ah, nueve años después de sacarme el 3 kyû, con lo que ha llovido, aquí tengo su hermano mayor.


En segundo lugar diré que ya hemos probado el juego de mesa de Galactica. Había oído hablar muy bien de él, así que no me ha sorprendido que me gustara. La sorpresa ha venido de lo dinámico e intenso que puede ser, el tiempo pasa volando mientras juegas. A pesar de lo poco que hemos visto de él siento que es un juego que tiene muchas posibilidades. O al menos eso espero.
Por otra parte, la odisea de aprender a jugar al Battlelore ya ha dejado de ser tal y disfrutamos de alguna partida solitaria de vez en cuando plagada de fobia a los dados y las cartas mal barajadas. Sí, el factor suerte sigue influyendo "mucho" en nuestras partidas de Battlelore, pero esta vez aceptamos las tiradas y los movimientos de las tropas como "riesgos calculados", que suena muy bonito pero va a ser que es un sencillo "a lo hecho, pecho" -sí, ya sé que no es lo mismo, pero en nuestro caso sí-.
Todo muy interesante, aunque llegue con cuentagotas o muchos años después de lo que debiera.

jueves, marzo 12, 2009

Disquiet

Buenos días, rise and shine. Ha pasado tiempo y más cosas de las que se pueden -o deben- contar en una simple entrada de bitácora. Simplemente diré que he ido y he vuelto. No me encontré con ninguna bufanda del Yokohama Marinos, así que lo siento. El "Nishiki"era más grande que la mochila y el tercer dan pesaba bastante en dineros.
Sea como sea, la entrada de hoy va de esa extraña inquietud que sentimos cada vez que terminamos algo. Recientemente he acabado un libro que queda con un final abierto, pero pese a las múltiples tareas que debo o debería afrontar -las cuales algunas se hallan suspendidas y otras en inmerecidas vacaciones parciales-, una vez más me quedo bloqueado y no sigo adelante. Y es que, hay momentos en los que hasta disfrutar de la vida te sabe mal.
Hay veces que sentimos una inquitud al ver que nada de lo que habíamos planeado sigue adelante a pesar de que nuestra vida sí lo haga. Es curioso, todo va viento en popa pero de repente sientes que no es justo, que quizás deberías sufrir más para que todo fuera como va. Te sientes estúpidamente en deuda por algo que, quizás, te has ganado con esfuerzos pasados pero que disfrutas ahora y te sientes inquieto, fuera de lugar.
Como dijo aquel: "es una inquietud que precede a la del alma, pues una vez nos ha atrapado, somos sus esclavos".

Me está costando, como siempre, centrarme en algo concreto pero ya voy calentando motores, a ver si hay suerte y me tenéis por aquí con mayor asiduidad.

PD: Los resultados del nôken están al caer... qué miedo...

domingo, febrero 15, 2009

Buen viaje...

...A mí.

Bueno, esta noche doy comienzo la larga travesía que -entre unos trasbordos y otros hostales- llegará a destino el próximo martes. Dado que os he estado instruyendo para que no esperéis muchas entradas en el blog y solo comentáis -entre vosotros- cuando dejo de escribir, ya nos vemos dentro de dos semanas largas.

Que os vaya bien, gente.

Maestria Mariachi

Hace nada han hablado en la radio de una tal "Paquita la del Barrio", han puesto una de sus canciones, "Rata inmunda" -pedazo de título- y he pensado: "Con corridos como estos, quien necesita el punk".

Juzguen por ustedes mismos.







No li se pot negar el estil i la veu. ¡¡¡Órale!!!

lunes, febrero 02, 2009

El conde de Salisbury las pasó putas

Por fin hemos terminado el último escenario del Battlelore básico, ahora ya podemos darle la vuelta. Con esto ya podemos decir que nos hemos graduado en el sistema de batallas de Richard Borg, lo malo es que a la frecuencia de partidas con las que vamos, se nos olvidará todo antes de agarrarlo.
La última partida fue como sigue:
El conde de Salisbury se enfrentaba al bastardo de Orleans, quien contaba con una buena posición defensiva. Ambos contendientes habían adscrito a sus ejércitos mercenarios, siendo tres escuadras de mercenarios goblinoides con los que contaba el inglés -dos azules y una de arqueros-, mientras que el franco contaba con tres escuadras de enanos -dos azules y una roja-. A parte de esto, el conde tenía entre sus filas una araña gigante convenientemente amaestrada para que atacara a las tropas del bastardo franco.
La batalla dio comienzo con una buena andanada de flechas del inglés que tuvo una tímida respuesta por parte del franco. Después de este primer tanteo a distancias se movilizaron las tropas de vanguardia, una nueva andanada de los de Salisbury permitió que soltaran a la araña y se reorganizaran las filas de verdes para dejar paso a la caballería en reserva. Por desgracia para el inglés la vanguardia del franco estaba ocupada por férreos soldados enanos que neutralizaron inmediatamente la amenaza arácnida y tomaron posesión del centro del campo de batalla. Del todo infructuosas resultaron las cargas de la caballería así como de las tropas de infantería ligera y los regulares -azules- que intentaban causar graves daños en los osados enanos. Para cuando el conde de Salisbury había decidido presionar en el flanco derecho con sus tropas de reserva goblinoides ya era demasiado tarde y la zona central del campo de batalla donde amabas vanguardias se habían enfrentado era una autentica carnicería.
A efectos de lucha, tan solo tres escuadras de enanos fueron capaces de partir por la mitad las líneas de toda la infantería de vanguardia del conde y neutralizaron dos de sus más poderosas escuadras de caballería. Nunca hasta ahora habíamos visto trabajar tan bien a los enanos, y lo peor de todo es que hubiera podido ser mucho peor. La cosa quedó con un contundente tres a seis, por lo que las tropas del conde tuvieron que retirarse del campo de batalla tras haber sufrido tan ignominiosa cantidad de bajas entre sus tropas más valiosas.

Fuera de narración tengo que decir que todavía nos queda mucho que aprender, pero que las sensaciones estratégicas hasta que nos liamos a porrazos en uno contra el otro eran de lo más favorables. Al final parece que este juego tiene más chicha de la que aparenta. Solo nos falta una cosa, barajar mejor las cartas o rezar a los dioses para que nos salgan las apropiadas. Y de los dados ni hablemos. Aunque ninguna de las dos cosas -el factor suerte- resulta determinante en la victoria o derrota sí que ayudan bastante. Tener una batalla en un tablero, ocupando poco más que una mesa, es un lujo que no siempre nos podremos permitir cuando queramos disfrutar de una experiencia como esta. Casi que me da ganas de volver a jugar a ajedrez -con lo malo que soy-, y con tiempo aprenderé el shôgi.
Fue una gozada, quiero más, pero tendrá que esperar. Paciencia.

domingo, febrero 01, 2009

La teoría...

..Del sentido de la vida.

Hay tres cosas que pueden colmar nuestra existencia como seres humanos en esta efímera y vacua existencia que recorremos. Después de poco pensar y basándome en unos nulos estudios sobre la materia, he concluido que las cosas que nos llenan en nuestro transitorio paso por este mundo se pueden dividir en tres grupos. A parte de estos hay otro grupo que no todos podemos abarcar que ocupa la gran incógnita de la felicidad en ciertos seres humanos.

Los grupos son como sigue, pequeñas victorias que atenúan, operando en nuestro subconsciente, la certeza de la muerte. El orden en que están puestos estos tres es meramente circunstancial.

1- El éxito personal. Sería cuando alcanzamos todo -o parte de- aquello que siempre hemos deseado en nuestra vida para nosotros -y en algunos casos, para los que nos rodean-. Puede ser desde alcanzar una profesión determinada, realizar un viaje a cierto lugar o cualquier cosa que siempre hayamos deseado.

2- El éxito social. Abarca todo aquello que estaría bien visto por nuestra sociedad actual. Puede ser desde alcanzar altas cotas de poder -o dinero-, o en plan más reducido, local, salir con cierta persona -que goza de popularidad- o salir por televisión -y no quedar como un fantoche-.

3- El éxito vital. En este caso abarcaría el lado más biológico, o animal, si se desea, de nuestra existencia. Simplemente consiste en procrear, en tener descendencia y perpetuar así en el tiempo nuestra "sangre" y, en ultima consecuencia, nuestra especie.

Todas estas tres pueden combinarse para ser la misma, una persona puede haber deseado siempre tener hijos o puede que su entorno social lo vea como algo muy positivo. Alguien que siempre quiso ser rico habrá abarcado los dos grupos, etc...

El cuarto grupo es algo peliagudo porque no debe de ser en sí algo que colme nuestra existencia per se, y aún así hay quien se siente de lo más cómodo en él.

Consistiría en la anulación de los éxitos de terceras personas, una desgracia que haya que otro no pueda alcanzar sus "sueños" será de gran agrado para ciertos individuos, por lo cual quizás deberíamos catalogar esto como una "disfunción" en lugar de como un cuarto grupo de lo que da sentido a nuestras vidas.

viernes, enero 30, 2009

Miedo

Una vez se ha adquirido cierto dominio en un arte marcial y asumimos que tenemos cierto nivel en el mismo, puede darse el caso de que llegue un cambio de pensamiento, de actitud y comportamiento para con la la gente que compone nuestro entorno social. Por supuesto, este "cambio de chip" también cambia la percepción que tenemos de nosotros mismos. Este cambio puede ocurrir de un modo muy sutil e imperceptible, o por el contrario puede darse de un modo excesivamente visible -o vistoso- logrando que nuestra personalidad se decante hacia sus lados más negativos creyendo nosotros que lo que hacemos y como somos es para bien -ojo, también se puede cambiar drásticamente de un modo positivo-.
Evidentemente, el hablar de este cambio como algo exclusivo de las artes marciales es una necia temeridad -o quizás lo sea toda esta reflexión-, pues este cambio de percepción se suele dar cuando llegamos a dominar -o así lo creemos- cierto campo que requiera o conlleve algún tipo de especialización. Cuando los seres humanos nos ponemos arriba -asumimos cierto grado de poder-, nos puede la arrogancia y empezamos a ver a nuestros iguales como inferiores. Todo esto ocurre sin que nos demos cuenta -o no queramos darnos cuenta- de que aunque cambie el envoltorio, todos estamos hechos de la misma pasta y tarde o temprano vamos a caer en los mismos errores, cierto es que algunos con mayor frecuencia que otros, pero en definitiva todos estamos "allí" alguna vez. Llegados a este punto se ha detener cuidado con la delgada línea que separa la indiferencia del perdón o, quizás sea más apropiado, la consciencia de lo que somos. Si algo nos sobra a los humanos son las excusas para hacer bueno lo malo y leña de todo árbol caído.
Pero volvamos al tema que intento tratar hoy. Resumiendo y sin tantas florituras, se puede decir que cuando creemos saber algo -que otros no saben- nos venimos arriba, pero esta venida arriba puede ser una mera ilusión pues lo que puede que estemos haciendo es, en lugar de agrandarnos a nosotros, empequeñecer a nuestros iguales.

En el ámbito de las artes marciales hay que huir de algo que nos señala de un modo claro y preciso que no vamos por el buen camino, el miedo.
Si todo lo que hemos aprendido, todo en un contexto de violencia y agresión en teoría creados para la defensa y protección, muta en una especie de aura que causa miedo e incomodidad a los que nos rodean y esto nos complace, no vamos por el buen camino. Se supone que cuanto más sepamos más claros y trasparentes hemos de ser, cuanto más conozcamos de lo que es capaz la violencia, más pacíficos. Y cuando sepamos que la vida es a la vez frágil y fuerte, efímera y eterna, más humanos deberíamos ser. Pero el camino es largo y arduo, y todo esto de las artes marciales tan solo es para algunos de nosotros una manera de aprender a vivir, como hay infinitas para todos y cada uno de nosotros.

Ahora aquel diría, paz y amor.

Y, esto ya casi parece la charla de una secta.

martes, enero 20, 2009

Récord

Hoy hace un mes que escribí aquí por ultima vez. Supongo que he logrado batir un récord personal.
Como se podrá ver por la brevedad y presteza de esta entrada, no tengo mucho tiempo.
La buena noticia es que voy cerrando frentes y avanzando, aunque lentamente, en ciertos proyectos.

Nos vemos dentro de nada.

sábado, diciembre 20, 2008

Exquisito

La edad aprieta y con ella los primeros accesos de senilidad empiezan a asomarse por la esquina echando furtivas miradas a nuestra psique. Esas manías infantiles y risueñas que teníamos hace unos años, han madurado hasta el punto de convertirse en manías viejas y cascarrabias, manías con derecho a pensión vitalicia y okupas que no están dispuestas a marcharse para nada. Con la edad llega el momento de decidirse por una cosa u otra pues nos damos cuenta de que el paso del tiempo avanza lenta pero inexorablemente. Y en mitad de todo esto una pequeña afición a algo considerado por lo general infantil va madurando y cogiendo cuerpo, no ya como las manías sino como un buen vino.
Hoy me ha dado por hablar de la breve y poco frecuente sensación que da jugar por mero placer. En este caso a juegos de mesa e incluso, rol.
Hace poco pude probar el "Aníbal: Roma contra Cartago" y pese a ser un juego creado hace 20 años, me dejó muy buen sabor de boca. Quizás fuera por la excelente reedición de Valley Games, pero lo que más veo que me gustó fue la mecánica del mismo.
A veces jugamos por mera diversión, otras para ganar -y solo para eso-, otras para estar con más gente y socializar, o por mero frikismo histórico... Pero en otras ocasiones es por el mero placer de comprobar cómo está hecho un juego y analizarlo, averiguar y sopesar la mecánica -esto es, que tipo de pautas sigue el juego para equilibrarse entre los jugadores y darles opciones estratégicas que les permitan ganar... o perder-. Hay que reconocer que la exquisitez del "Aníbal" en este aspecto me sorprendió. No soy muy de wargame, soy lento pensando y despistado, mala combinación. Tampoco me he interesado mucho por jugar a juegos donde se está mucho tiempo frente al tablero. Prefiero jugar con más de 1 persona si es para divertirse, pero últimamente estoy "saboreando" las mieles de juegos estratégicos sencillos -quizá sobre estrategia- y lo cierto es que se goza como un enano. Cuando más cerca -o interesados- estemos de la historia que nos cuenta el juego en cuestión, más lo disfrutaremos, pero cuanto mejor esté hecha la mecánica y mejor lo apreciemos, más exquisito se volverá el juego.
En este aspecto de exquisitez me sorprendieron el "Puerto Rico", "Ciudadelas" y el mencionado "Aníbal...". Pero si pienso un poco, joyas como el "Mall of Horror", a pesar del mal rollito de lo de las votaciones.
Otros wargames, como el Romulan que tengo yo, son como partidas de ajedrez recargadas, lo que da estrategia al asunto es la cantidad de cosas que hay que tener en cuenta cuando se mueve ficha.
No juego mucho, y ahora menos, tampoco es que vaya a tener más tiempo para jugar pero quizás viendo esa exquisitez, los disfrute más.
El Twilight Struggle también pinta exquisito. Slurp.
Algún día en que no tenga sueño ni dislexia de teclado me explayaré en el asunto.

miércoles, diciembre 17, 2008

Aite -相手- El oponente

Uno de los términos más utilizados por el maestro Hatsumi, y cualquier otro maestro marcial, cuando explica las técnicas es el de "aite", el oponente. Evidentemente el sentido en que utiliza esta palabra durante sus explicaciones es meramente físico, es decir, en referencia al "uke" como persona que ataca de un modo u otro. Así pues, en sus vídeos -los del maestro Hatsumi- podemos oír como dice frases como "si el oponente ataca por este lado..." o "cuando el oponente..." en clara referencia a una amenaza física inmediata que debemos resolver mediante el uso de la técnica que estamos practicando en ese momento.
Desde este punto de vista, "el oponente" o incluso, en versiones más crudas y antiguas de arte marcial, "el enemigo" son elementos a priori necesarios para entender la ejecución de las técnicas. Del mismo modo en que un ataque es necesario para aplicar una defensa que lo contrarreste, o así debería ser, ¿no creéis? En Artes marciales de contacto donde existe un alto nivel de competición -como ocurre en el boxeo, full contact, muay thai o Karate Kyokushin entre otros muchos- el concepto de "oponente" como alguien físico y presente está muy acentuado por el intercambio de golpes que se produce entre ambos "contrincantes". En ese aspecto no hay vuelta de hoja, cuando dos practicantes de estos artes marciales saltan a un cuadrilátero -o tatami- a darse de tortas, ambos saben que su "oponente" es el que tienen justo delante de las narices -que convenientemente se van a partir el uno al otro-. Cuando se entrena para competir -y ganar- ese oponente al que se pretende superar se convierte en alguien cada vez que luchamos y en ese alguien centramos toda nuestra atención e intención. Pero, ¿qué ocurre si no se compite? ¿Qué pasa cuando no hay un oponente al que derrotar en cada competición, porque no hay competición? Ahí es donde entra el verdadero oponente, el que siempre se ha considerado el adversario real dentro de lo que vienen a ser las artes marciales tradicionales -las que están más imbuidas por la filosofía oriental-, nosotros mismos.
Cuando fijamos nuestro objetivo en ser mejores que los demás podemos caer en algo tan común y peligroso como es el egoísmo. Nos comparamos con la gente y, salvo complejos de inferioridad, siempre solemos salir bien parados a nuestros ojos. Cuando sumamos "victorias" o vemos como otros son "derrotados" -nótese que ambas palabras entrecomilladas son extensibles a todos los ámbitos de la vida, no solo los combates de competición- hinchamos nuestro pecho y empezamos a creernos superiores. Nuestro objetivo está claro, ser mejor que otros para vencerlos. Puede que este camino, bien llevado, nos pueda conducir hacia una vida plena, y no todos los métodos de aprendizaje tienen por que ser nocivos para nuestro "espíritu", pero lo más normal es que nos perdamos, sobretodo si vencemos, y acabemos creyéndonos superiores a las personas que nos rodean.
Por otro lado, cuando consideramos que el adversario a vencer somos nosotros mismos, y deseamos mejorar no solo en el plano técnico o físico, sino también moral y espiritual, reconocemos semejante tarea como algo descomunal que nos llevará toda la vida en conseguir, si es que lo logramos algún día. El hecho de considerarnos a nosotros mismos ese "aite", oponente, es la base fundamental del jiko kansatsu 自己観察, el investigar nuestro interior, someternos a un examen de conciencia diariamente. Eso no nos hará invencibles, y puede que tampoco mejores técnicamente, pero nos ayudará a vivir con mayor serenidad. Y esto no es algo exclusivo de las artes marciales, pararse un momento a reflexionar sobre nuestras acciones y nuestro entorno, sobre nosotros mismos sin buscar oponentes o enemigos en el exterior a los que podamos echar fácilmente la culpa de las malas decisiones que tomemos -que por otro lado los puede haber, pero no dejemos que esas nubes tapen la luz que queremos arrojar sobre nuestro interior-. Conocernos, aceptarnos e intentar mejorar son cosas a las que siempre podremos dar provecho en nuestro día a día. Si aprendemos a ver las cosas desde un punto de vista en que nosotros seamos nuestro propio adversario, nos resultará más fácil sortear las trampas que nuestra propia mente nos pone delante para hacernos caer en la pereza y el egoísmo. Podremos decirnos que si hemos fallado en algo, puede que hayan resultado determinantes factores externos, pero que la próxima vez estaremos más atentos. Seremos conscientes de que la responsabilidad de nuestras acciones recae, por desgracia, sobre nosotros y que no siempre tenemos el lujo de declinar esta responsabilidad aduciendo que estábamos siendo coaccionados por alguien o simplemente por las circunstancias. Intentaremos estar más alerta pero sin obsesionarnos.
Por supuesto contemplarnos a nosotros mismos de un modo narcisista y desigual, poniéndonos por encima de las nubes, no nos hará ningún bien, por lo que nunca estamos a salvo de nosotros mismos ni de nuestro ego, pues nosotros siempre sabemos cómo encontrarnos y por dónde atacarnos.
Y ahora perdonad esta perorata cargada de retórica, pero es que ya tocaba algo así. Y nunca os creáis a pies juntillas nada de lo que escribo aquí, después de todo solo son palabras de loco.

viernes, diciembre 05, 2008

No estar

¡Eh, vale, ya sé! Últimamente no me he prodigado mucho por estos lares, pero la gente necesita un descaso y yo tiempo para estudiar (sic).
A ver qué pasa esta vez (supongo que lo del primer año, que apruebo ya de una vez por todas).
A Dios rogando y con el mazo dando. Ora et labora.

martes, noviembre 18, 2008

No ser

Huyamos de la válida, aunque disyuntiva, frase del señor William Shakespeare -"ser o no ser", sentencia repetida hasta la saciedad por gente que no leyó nunca Hamlet-.
En la filosofía oriental, y por lo tanto en la religión budista que tanto ha influido en esta, se predica la muerte del ego como principal paso a dar para lograr el satori 悟り, la iluminación. Algo tan sencillo de explicar como el hecho de dejar de ser "egoísta" para alcanzar la felicidad personal haciendo felices a terceras personas con nuestros actos, se puede desglosar en infinitas consideraciones e ideas que a su vez dependerán siempre del prisma como se mire o, para dejarlo más claro, de quien ha efectuado semejante reflexión -teniendo en cuenta siempre que ese alguien es él más la suma de sus experiencias y el entorno donde se ha criado y vive-. Para poner un ejemplo, aquellos que sigáis esta bitácora o seleccionéis la sección de Budô 武道 y leáis lo poco que hay allí, encontraréis un punto coincidente en todos los temas que los hará repetitivos, e incluso aburridos si son leídos en su conjunto de un tirón, ese punto coincidente que quizás ni yo mismo perciba, es el modo en que yo veo las cosas y tiendo a ordenarlas y darle sentido de un modo "subconsciente".
En el caso del presente "no ser" -egoísta-, también podemos dar a susodicha expresión una vuelta de tuerca, cada cual según su experiencia, e interpretarlo de un modo ligeramente diferente. Llegado el caso sería como un henka 変化 -cambio-, una variación de una técnica, que a su vez será mejor o peor, útil o inútil, dependiendo de lo "buenos" que seamos, de la experiencia que tengamos y lo bien que la aprovechemos para progresar.
Tras el "no ser" podemos añadir cualquier palabra con connotaciones negativas similares a "egoísta" y, condescendientes con nosotros mismos, hincharíamos el pecho pensando que hemos descubierto el agua tibia. Quizás este sea un paso necesario a dar, un túnel por el que pasar para darnos cuenta de la tontería que pretendemos al querer SER sabios solo por añadir un palo al caramelito -y sin embargo es útil, oiga-. Ahí es donde debemos volver a fijarnos en la fuente, ese "no ser", para darnos cuenta de que aquello que no es, puede serlo todo, pues no tiene forma ni nombre. Si lo enmarcamos en un espacio físico -cosa que dudo debamos hacer-, se diría que es como una hoja en blanco que a pesar de ser usada infinitas veces se mantiene siempre en blanco y por lo tanto siempre lista para que en ella se escriba.
Usando mi limitada asociación de ideas, el "no ser" "podría ser" el no aferrarse a algo, el no considerarse humano o animal, incluso ser vivo, para llegar diseccionarse y desglosarse -filosóficamente hablando- encontrando que no somos ni más ni menos que lo mismo que nos rodea, llámenlo moléculas, llámenlo "ki", Dios o la Fuerza -para los más frikis-...
De todos modos, todo está conectado y nosotros no somos más que hormiguitas.

lunes, noviembre 10, 2008

Armas de destrucción menos IVA

He aquí otro gran trabajo de nuestro blacksmith...


jueves, noviembre 06, 2008

Delicias y tormentos

Últimamente no he podido -o no he querido- dedicarme a escribir en el blog. Conforme se acerca el nôken la sensación de carencia de tiempo es apremiante. Por si fuera poco, también tengo una entrega próxima y soy presa de un resfriado que va y viene -como suele ocurrir siempre que hay algún cambio-.
Me gustaría comentar algo sobre budô, las enseñanzas recibidas en el Taikai, o las posteriores, pero eso tendrá que esperar un poco más -aunque no tanto como el Romulan. Este año sí que estoy estudiando y la necesidad de aprobar es más que necesaria, vital.
Pero para que ustedes no se vayan de vacío, aquí les dejo con unas delicias que me atormentan -y que a buen seguro les atormentarán a ustedes también, de un modo u otro-.

El juego de Daniel Val, 2 de Mayo, resulta ser de lo más delicioso. Quiero que conste que digo esto sin haber jugado, pero sí que he leído las instrucciones y me da la sensación que es uno de esos juegos que lo disfrutas solo por el mero placer de jugarlo. Por si fuera poco es corto, y ya se sabe, lo bueno si breve... Lo malo es que es sólo para dos jugadores -cosa que puede ser buena también- y que al principio marean un poco las condiciones de victoria. De todos modos, estoy seguro de que una vez los jugadores han entendido y tienen en cuenta esas condiciones de victoria, el juego gana considerablemente en estrategia.

Otra cosa deliciosa son las novedades en juegos de consola. Ya está aquí el Fallout 3, el Fable 2 y a punto de llegar está el Gears of War 2. Toda una andanada de juegazos que por ahora más vale que no me los costee, por el dinero y por el examen. Habrá que esperar a que bajen los precios o me gane un caprichito.
Y dado que ya hemos mordido más de lo que podemos tragar en juegos de mesa también, declaro parón de adquisiciones dejando en el limbo a Alta tensión, juegazo anunciado por Edge.

Qué tormento no tener tiempo ni dinero para tanto.

martes, octubre 28, 2008

自己観察-Jiko kansatsu

La vuelta del Taikai de Almería me ha dado numerosos temas de los que hablar. Pro si fuera poco, antes de irme ya acumulaba unos cuantos que se amontonan junto a estos últimos en la recamara del blog-bitácora.o como lo queráis (kerai-家来) llamar.
Por lo pronto el título de esta entrada es un pequeño adelanto. Jiko kansatsu viene a significar algo así como "mirar u observarnos a nosotros mismos", siguiendo la mecánica del "gnosti te autvm" -conócete a ti mismo- atribuido a Sócrates.

Mientras tanto, os dejo con una señora que me ha visitado esta mañana.

martes, octubre 21, 2008

Arf arf arf arf

Es triste de pedir, pero más triste es de robar.
Hace poco más de una semana que no escribo y ya me da la sensación de que han pasado siglos. Tranquilos, estoy vivo, no hay problema, es solo que se me acumula el trabajo, Taikai a las puertas, Salón del manga y examen de japo.
Haditjé ya me ha dado una idea para postear algo y así será. Por lo pronto, "sigan sintonizando nuestro canal, en breve les atenderemos".

lunes, octubre 13, 2008

La cazalla del tío Tom

El tiempo invita a escuchar al tío Tom.


The house where nobody lives
There's a house on my block
That's abandoned and cold
Folks moved out of it a
Long time ago
And they took all their things
And they never came back
Looks like it's haunted
With the windows all cracked
And everyone call it
The house, the house where
Nobody lives

Once it held laughter
Once it held dreams
Did they throw it away
Did they know what it means
Did someone's heart break
Or did someone do somebody wrong?

Well the paint was all cracked
It was peeled off of the wood
Papers were stacked on the porch
Where I stood
And the weeds had grown up
Just as high as the door
There were birds in the chimney
And an old chest of drawers
Looks like no one will ever
Come back to the
House were nobody lives

Once it held laughter
Once it held dreams
Did they throw it away
Did they know what it means
Did someone's heart break
Or did someone do someone wrong?
So if you find someone
Someone to have, someone to hold
Don't trade it for silver
Don't trade it for gold

I have all of life's treasures
And they are fine and they are good
They remind me that houses
Are just made of wood
What makes a house grand
Ain't the roof or the doors
If there's love in a house
It's a palace for sure
Without love...
It ain't nothin but a house
A house where nobody lives
Without love it ain't nothin
But a house, a house where
Nobody lives.